close
inicio

Todos hemos comido alguna vez esas patatas que vienen en bote, ya sean de la marca Pringles o de otra marca, que nos llegan a nuestras tiendas de muchos sabores diferentes.

A simple vista ¿Que es lo que mas nos llama la atención de este producto?. Sin duda es la manera en que nos llegan las patatas, todas ellas perfectamente envasadas en un bote, todas de la misma forma y ordenadas unas sobre otras. Ahora piensa, abre una bolsa de patatas cualquiera y piensa como seria meter esas patatas en un bote como ese. ¿Cuantas tienen la misma forma? ¿Cuantas lograrías meter en el bote?. Pues eso mismo decimos nosotros… vamos a ver que hay realmente en las patatas de bote.

Un ejemplo sobre estas patatas, ahora si de acuerdo a la marca mas conocida de este tipo de producto, Pringles.

La compañía en un esfuerzo por evitar los impuestos para los llamados “alimentos de lujo” como las chips en el Reino Unido una vez llegó a sostener que el contenido de patata en sus chips era tan bajo que técnicamente no pueden ser consideradas patatas fritas.

Entonces vamos a ver, ¿qué son exactamente las patatas de bote?.

Digamos que el proceso comienza con una papilla de arroz, trigo, maíz y copos de patata a las que se les da forma.

Esta sustancia en forma de masa se extiende en una hoja ultra delgada y es cortada por una maquina en forma de chips. De ahí pasa todo a unos moldes se mueven a través de aceite hirviendo…Después son soplados en seco, rociados con saborizantes en polvo y por último, pasan por la banda transportadora que se mueve lentamente para que les permita apilarse.

De ahí, pasan a las latas…y después van directo a las inocentes bocas de los consumidores.

Uno de los ingredientes más peligrosos en estos productos en realidad no son algo agregado de forma intencional, sino que es un bioproducto resultado del procesamiento.

Muchos alimentos cocinados y procesados a temperaturas superiores a 212°F (100°C) podrían contener acrilamida, un químico potencialmente neurotoxico causante del cáncer. Este ingrediente se crea cuando alimentos ricos en carbohidratos se cocina a altas temperaturas, da igual sean asados, horneados, tostados etc..

La Acrilamida no es el único peligro de este producto, un proyecto estadounidense que duró tres años, conocido como “Heat-Generated Food Toxicants (HEATOX)”y cuyos resultados fueron publicados a finales del 2007, llego a la conlusión que hay más de 800 compuestos producidos por el calor, de los cuales 52 son potencialmente cancerígenos.

Aminas heterocíclicas (HCA): Se forman cuando se cocina carne a altas temperaturas y también están relacionadas con el cáncer. En cuanto a HCA, la peor parte de la carne es la parte ennegrecida, razón por la que siempre debe evitar la carbonización de la carne y nunca debe comer las partes ennegrecidas.
Hidrocarburos armáticospolicíclicos (PAH): Cuando la grasa es expuesta al calor, causando exceso de humo

y ese humo rodea su comida, puede transferirle a su carne PAHs que causan cáncer.
Los productos finales avanzados de la glicación (AGE): Cuando sus alimentos se cocinan a altas temperaturas (incluyendo los esterilizados o pasteurizados), aumenta la formación de AGEs en sus alimentos. Cuando usted los consume, le transfiere estos productos a su cuerpo. Con el tiempo, los productos finales avanzados de la glicación (AGE) se acumulan en su cuerpo provocando estrés oxidativo, inflamación, un aumento en el riesgo de enfermedades del corazón, diabetes y enfermedades renales.

Tags : Aminas heterocíclicasglicaciónHeat-Generated Food ToxicantsHidrocarburos armáticospolicíclicospatatas de botePringlesque llevan las patatas pringlessaborizantes Pringles
rodeznera

The author rodeznera

Leave a Response